lunes, 26 de septiembre de 2011

No queríamos ser como los demás

-Estabas enamorada? 
+Sólo por la noche. Él no entendía nada de mí. Sólo mi cuerpo. Y yo entendía el suyo. De día le despreciaba. Pero no podía vivir sin él. Me traicionaba, me humillaba y despues con un beso le perdonaba todo. Una noche no volvió. Se había ido con otra. Sin una palabra. Pero con las prisas, se olvidó la pistola. 
Yo pensaba:¿Me disparo o le disparo a él?

No hay comentarios:

Publicar un comentario